CEP 2019: Acogidos por el Sureste

Este año ha sido la Red de Permacultura del Sureste Ibérico (REPESEI) quienes han acogido la Convergencia Estatal de Permacultura. Acogidos y arropados por el sureste y su energía; una idiosincrasia única, peculiar y potente que nos ha hecho disfrutar, compartir, trabajar y sanar, hasta llevarnos cerca de nuestros propios límites. Cuatro días de revolución para nuestros corazones, para reconocer nuestros valores, revisar nuestros conocimientos y, sobretodo, reencontrarnos con nuestros amigos y también con nuestras emociones.

El espacio elegido para el encuentro este años ha sido “La Longuera” en Elche de la Sierra (Albacete). Un antiguo cortijo de esparteros abierto al precioso valle que aquí crea el río Segura, cuyas aguas aún limpias y frías riegan grandes campos de cultivo e incluso campos de arroz gracias a acequias que ya fueron construidas por los árabes. Lugar en donde, hace más de 50 años, el filósofo y activista en la lucha por la no violencia Giuseppe Lanza del Vasto, discípulo de Gandhí,  fundo una comunidad de paz formada por personas de toda índole. La comunidad acabó disgregándose, pero la paz sigue presente en este pequeño oasis, que se alza entre las sequedades del Sureste, bosques mediterráneos, atochas de esparto y fragantes romerales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El ambiente que nos acogió fue de igual modo mezcla de las rudas montañas del Sur y del fluir del río que viaja hacia el Este. Un fluir rudo el que nos lleva a expresar como me siento duela a quien duela, a aceptar que las cosas no nos salen siempre según lo previsto, para adaptarnos al cambio, conocernos y comprendernos. Todas somos bienvenidas y todas nos ayudaremos en lo que haga falta; aceptando y acogiendo nuestra biodiversidad cultural y social como una gran ventaja a la hora de ser versátiles y resilientes ante los cambios que nuestro planeta experimenta. Caminando juntas llegaremos más lejos, nuestras pisadas serán más firmes y, por duro que sea el camino, recorrerlo será más llevadero.

La buena onda no siempre es la que a mi más me motiva sino la que a todos nos hace bailar y adaptar nuestro ritmo al ritmo de los demás (sobretodo cuando este es más lento) es el primer ejercicio de empatía y una pildorita para combatir nuestra ansiedad. Esta podría ser la lección que algunas sacamos del primer día. Habíamos previsto todo para que la llegada del Jueves fuese… lo que no fue, y tuvimos que adaptarnos. Con paciencia esperamos una masa crítica de permacultoras con las que inaugurar la Convergencia. Hubo, retraso, pero todo salió bien, dejando incluso tiempo para el montaje de la Jaima y una emotiva pecera, fantástico espacio de indagación colectiva cuya dinámica ya expliqué el año pasado (CEP 2018: Tejiendo la Red).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cayo la noche e iluminados por la Luna fuimos poco a poco agrupándonos en torno al… debo decir que la palabra ideal con que me gustaría terminar esta frase sería Fuego; pero no, por seguridad hacia en entorno que nos acogía el fuego fue únicamente representado por velitas en tarros. Nos reunimos en torno al barril de cerveza ¡Vaya con estas permacultoras! ¡Como nos lo montamos! Al poco llegó la música, en inmediatamente después se despertó el arte, la gracia, la frescura, la improvisación… llegó el festejo. Nuestro reencuentro vibró al son con cuerdas de guitarra.

La música, el idioma de los dioses, ha sido una de los pilares en esta Convergencia. Conscientes de su poder para transmitir, llegar al corazón y hacer mover a la gente surgió la propuesta de grabar un disco en donde permacultoras de todo el territorio pudiesen descargar su talento para el disfrute de todas. De modo que un estudio de grabación permaneció habilitado durante los cuatro días para que por él fuesen pasando las artistas que lo desearan. Bueno, en verdad que hubo que hacer un par de jam sessions antes de que las músicas se soltaran, pero la tarde del Sábado fue un no parar en el estudio. Muy pronto un álbum con canciones regenerativas vera la luz y estaremos muy atentas cuando esto ocurra.

Más cosas que hayamos compartido… ¡Semillas, por supuesto! Además de un repaso por iniciativas y proyectos de la zona que nos inspiran y nos demuestran que sí se puede transformar nuestro sistema a través de nuevas técnicas agroecológicas y permaculturales. Proyectos como la panadería “Rincón del Segura” la mayor panadería ecológica de España, cuyos productos muchas conocemos bien y que tuvo sus orígenes en la comunidad fundada aquí por Lanza del Vasto. Los productivísimos campos de olivos, viñedos y bosques de “Casa Pareja”, una empresa de referencia en la zona. O “Los Sifones”, un espacio, una familia y una iniciativa que nos demuestra que el trabajo en permacultura no sólo genera abundancia en nuestros huertos y campos sino también en nuestros corazones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta abundancia pura, que no es mensurable, nos ha sido transmitida durante todos estos días por los niños y niñas que correteaban y jugaban a nuestro alrededor. Miradas limpias en caras sucias, palabras certeras, actos sinceros, la luz de la inocencia. ¡No nos falten nunca los niños, por favor, en estos encuentros! Porque nos recordarán por qué actuamos, nos devolverán al presente y una y otra vez traerán a la verdad nuestra despistada mente adulta.

Fueron muchos también los TAGs (Talleres Auto-Gestionados). Espacios para el aprendizaje colectivo en donde las propias asistentes a la Convergencia nos hablaron y ensañaron sobre temas tan diversos como: Sociocracia, Aguamiel de Ágave, Herramientas de Diseño Holístico, Regeneración en climas semiáridos, Gestión emocional, Gente y permacultura, No-Violencia, Hardware abierto, Comunidades o Ecoaldeas. Todo aquel que quiso pudo empaparse de nuestros conocimientos, saberes experiencias y el que no… el que no aprendió a encalar paredes.

También recibimos la visita de grupos afines; colectivos que comparten nuestros ideales y que ya trabajan sobre el terreno desde hace décadas como es el caso de “Ecologistas en Acción”. O jóvenes que poco a poco van abriendo los ojos y despertando de una realidad que deja poco margen para un futuro prometedor, como las compañeras de F4F (Fridays for Future), que cada Viernes alzan la voz y llaman a la puerta de las instituciones pidiendo un cambio de aptitud y medidas urgentes frente al gran problema del cambio climático.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Joven energía que demostramos tengamos la edad que tengamos. Energía que insuflamos a nuestro movimiento, el colectivo proyecto de PI (Permacultura Íbera) que entre todas co-creamos con ilusión y esfuerzo. Estos encuentros son necesarios para mantener el giro de esta rueda, para engrasar el eje que nos mueve, para darnos aire, para reparar o sustituir los radios. Nos sirven para hacer repaso del camino que esta rueda ha recorrido en el último año y de cómo hemos avanzado. Los distintos anillos han llevado su poder por las distintas bioregiones de nuestro territorio, hemos podido ver granjas e iniciativas productivas y exitosas en lugares muy diversos, los canales de comunicación siguen abiertos y la nueva Web de PI alberga cada día más contenidos, herramientas, enlaces y noticias que no te puedes perder. La Academia Íbera de Permacultura sigue acompañando a un buen grupo de permacultoras en su proceso de diplomatura y siempre, sin olvidarnos de los más importante: nuestra zona 00, el cuidado hacia nosotras mismas. Una comunidad de anillos cuidados por un anillo central al cual cuidamos. Tras la Convergencia los anillos se han renovado y reforzado y una nueva energía los une en un objetivo común: reverdecer nuestro territorio. Ahora iniciamos un nuevo periodo de trasubo, para que todo aquello que queremos se haga real.

Y lo haremos. También con tu ayuda, estés donde estés.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pues nuestro pequeño planeta se enfrenta a grandes dificultades y tan solo si nos unimos podremos hacerles frente. Sí, somos diferentes; pero si tememos nuestras diferencias solo conseguiremos una cosa: vivir con miedo. Con miedo en nuestros actos destruimos todo cuanto tocamos. Sólo si superamos el recelo a lo que no entendemos es cuando podemos comprenderlo, sólo cuando superemos la ira que guardamos dentro es cuando somos bellas por fuera, sólo crecemos si aceptamos a quien es diferente y recogemos amor, solamente, si antes lo hubimos sembrado.

Hasta la próxima amigas. No os olvidéis de sembrar.

cep_2019_0005

Anuncios

2 comentarios sobre “CEP 2019: Acogidos por el Sureste

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: